lunes, 16 de enero de 2017

Combustibles fósiles, renovables, y exceso de población

Muchos alardean que el costo de las energías renovables está descendiendo, y citan que cuestan "XX $ por megavatios de capacidad instalada". Pero no olvides que esos costos de renovables excluyen el almacenaje de la energía, o el hecho que no funcionan la mitad del tiempo.

En realidad la tecnología renovable mejora con el tiempo, y los costos indudablemente bajarán. Mientras tanto los precios del petróleo y del gas tendrán que aumentar (¿recuerdas el año pasado cuando habían pronósticos de precios a $25 por barril?).


Esto quiere decir que el consumo de combustibles fósiles no aumentará ni de lejos como dicen las predicciones del IPCC o de la Agencia Internacional de Energía. Repito: el consumo de combustibles fósiles no aumentará como dicen los supuestos expertos. Pero tampoco bajara de forma apreciable. Y como nos estamos quedando sin lugares para explorar o desarrollar reservas nuevas, los precios subirán. 


Y a los venezolanos les advierto: las reservas de la Faja del Orinoco que mencionaba Chávez, y que todavía usa PDVSA, son pura paja. La cantidad de petróleo que se extraerá no será ni la mitad de lo que dicen. Y para colmo el método de desarrollo y extracción  que utiliza PDVSA hoy día está arruinando la mejor parte de la Faja. Y eso quiere decir que nunca podrán extraer lo que piensan ( o lo que dicen que piensan).


El precio del petróleo está por encima de $50/barril 

Existen dos fuerzas inexorables que influyen en el mercado, la reducción del costo de alternativas a los combustibles fósiles, y el aumento del precio de los mismos a medida que los recursos se consumen. Y esto quiere decir que el mercado obligará a reducir las emisiones. Y a su vez, estas reducciones de las emisiones, dictadas por las leyes del mercado (y no los reglamentos de Bruselas o de la EPA de Obama) significan que el calentamiento global no es un problema tan serio. 

Esto lo he visto por varios años, y gradualmente veo que mi mensaje comienza a penetrar. La clave es obligar a los sacerdotes del clima a utilizar pronósticos de emisiones más sensatos. Y esto a su vez reduce la necesidad de imponer impuestos excesivos al carbono, los cuales pueden ahogar la economía si no consideran que los precios de los combustibles subirán. En realidad la crisis es el costo excesivo de la energía en el futuro, y el exceso de población. Este último problema se está agudizando, ya vemos países que están en crisis serias (Egipto, Haiti) y que en 20 años serán paises fallidos creando flujos de emigrantes desesperados. Ese es el problema que se debe atacar, y una transición a energías nuevas será muy muy importante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada