domingo, 31 de marzo de 2013

El calentamiento global no me preocupa tanto

Hasta hace unos días el calentamiento global me asustaba.  Pero después de pensarlo un poco debo confesar que ya no me preocupa tanto. El 1ro de marzo escribí que debíamos revertir el calentamiento global porque me parecía que un mundo frio era mejor que un mundo en llamas.


Sin embargo, después de escribirlo me puse a revisar la información disponible, sobre todo cómo funcionan los modelos climáticos, y me calmé muchísimo. Ahora me parece que lo del calentamiento global no es tan serio como yo pensaba.

Debo admitir que no soy climatólogo. Sin embargo conozco un poco sobre modelos dinámicos en general, y también estudie oceanografía. Yo no dudo que el mundo se haya estado calentando, y es probable que eventualmente las temperaturas sigan subiendo (digo eventualmente porque como van a ver debajo, la temperatura de la superficie del planeta no se ha calentado en los últimos 12 años).

Lo que existe, sobre todo en Europa, es una avalancha de pánico. Los seres humanos tenemos la tendencia a ser ovejas en muchos sentidos. Por ejemplo, en la Edad Media no fue difícil convencer a una multitud de niños y adolescentes para que se unieran a la Cruzada de los Niños, la mayoría de los cuales terminaron muertos o esclavizados.  No piensen que esto ya no ocurre: en el siglo XX Pol Pot el comunista camboyano convenció a sus acólitos para que asesinaran  un millón de sus compatriotas por el mero hecho de ser educados o de media clase.

Yo no creo que los que nos empujan a pensar mucho sobre el calentamiento global sean como los cruzados o los comunistas camboyanos, ni que piensen en matar a nadie. Más bien parecen ser buena gente.
Por supuesto es mucho más fácil convencer a un pueblo que vaya en cierta dirección si solo se le pide  que no queme  tanto carbón.  La  mayoría no piensa mucho sobre la validez de este pedido, y hacen lo que les sugieren.
Como yo creo que la realidad es una mentira y que los que tienen el poder tienden a mentir, conseguí un poco de información sobre este tema para asegurarme si era cierto. Primero leí sobre la información real que tenemos, y me convencí que el mundo se ha estado calentando paulatinamente desde que llegó al pico en la edad de hielo, hace unos diecinueve mil años. Segundo, busqué los pronósticos de los modelos del clima que se consideran más validos. El más prestigioso lo utiliza el IPCC (International Panel on Climate Change). Tercero leí el pronóstico del 2001 (TAR por “Third Assessment Report) el cual se puede ver en:


Y comparé la predicción de ese modelo con la “realidad” que se veía a finales del 2012 y principio del 2013. Esa “realidad” la tome de la EPA (Enviromental Protection Agency) de los EEUU.  El resultado lo muestro aquí:
Como pueden ver, el pronóstico del 2001 no predijo ni de lejos las temperaturas que vemos hoy día. Fíjense donde la flecha apunta hacia abajo, en el 2013. Esa flecha muestra que los pronósticos decían que la temperatura iba a aumentar pero no ocurrió en ninguno de los casos. Y esto a pesar de que los chinos han aumentado su consumo de carbon en cantitades enormes.
¿Qué puedo añadir?  Primero, creo que lo del calentamiento global es real, pero no es algo que deba preocuparnos más que el desempleo,  la corrupción,  la posibilidad de una epidemia global que mate a 500 millones de personas, o que los océanos se están quedando sin peces. Es un problema, pero no es el primer problema ni de lejos.
Segundo, la comunidad científica merece nuestro apoyo para que puedan mejorar sus modelos climáticos.  De esta manera podrán  predecir con más confianza lo que ocurrirá en el futuro. Es mejor invertir en esos  modelos en vez de subsidiar la inversión en  plantas solares, las cuales se ven muy hermosas hasta que uno ve la cuenta del servicio eléctrico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada