martes, 26 de marzo de 2013

La Corrupción en el Congo

Casi nadie conoce al presidente de la Republica del Congo, Denis Sassou Ngessou, un viejo comunista  muy mal gobernante.  Este señor tomó el poder a la fuerza, lo perdió, y después lo volvió a tomar gracias a la ayuda de sus amigos, los comunistas de Angola. Como es la costumbre en países africanos, el gobierno del Presidente Sassou Ngessou es muy corrupto.


A la  República del Congo le dicen Congo (Brazzaville) o el Congo de Sassou,  para diferenciarla del exCongo belga, que era el Congo de  Mobutu y hoy es el Congo de Kabila.  

Denis Sassou Ngessou llegó a la presidencia del Congo Brazzaville en  1973. Años después me enviaron al trabajar allí, en los campos petroleros. El petróleo es el mayor generador de divisas para este país. Lo producen multinacionales como Total, ENI, y Chevron.
Hablamos del Congo Brazzaville durante la guerra civil en Angola.  El país estaba lleno de cubanos comunistas de verdad,  alemanes orientales, y algunos rusos.  Todos se espiaban entre sí, nos espiaban a los extranjeros, y llevaban a cabo actividades para ayudar al gobierno comunista de Angola, controlado por el partido MPLA.  Los del MPLA  tenían una guerra civil  con los  angoleses del partido UNITA,  que eran comunistas respaldados por Sudafrica y los EEUU.
Los oficiales del gobierno que me conocían estaban confusos y pensaban que yo,  al ser cubano,  también tenía que ser comunista. En ese saco de lombrices que era el Congo en esos días es natural que se confundieran.  Hasta la CIA se confundió y envió  un agente a vigilarme por un tiempo.
Volviendo al tema de la corrupción: Un día estaba yo conversando con un amigo del gobierno, quien me estimaba mucho. El hombre mencionó que sería buena idea si la empresa en la cual yo trabajaba invirtiese un poco de dinero para mejorar las condiciones en el hospital del pueblo. Ese hospital era  un lugar dantesco. Visitarlo partía el alma. Si les digo lo que vi se vomitan. Así que solamente les muestro una foto tomada durante la reciente epidemia de poliomielitis en ese país
 
Yo le pregunté a mi amigo por que ellos no nos subían los impuestos y realizaban las obras por su cuenta.  El me dijo con cara seria: el dinero de los impuestos se enviaba a Europa, y la mayor parte le correspondía al Presidente. Y como ese dinero era del presidente, nadie se atrevía a mencionarle que el hospital era un desastre.
Yo me sorprendí:  el se había atrevido a decírmelo y ahora yo podía joderle la vida, sobre todo si cargaba una grabadora.  Estábamos en un país comunista, rodeados de espías, y criticar al presidente era bastante peligroso.
Lo único que le pude contestar fue que por supuesto nosotros estaríamos muy contentos en ayudar al país,  y que yo hablaría con el presidente de nuestra empresa  para ver  si podíamos cooperar y mejorar las condiciones en  el hospital. Más tarde hablé con mi jefe, el cual era un viejo muy cínico que me contestó: “Si eres tan amigo de la gente del gobierno, te voy a dar  un presupuesto para que los lleves  a cenar con sus amiguitas”.  En cuanto a ayudar al hospital… olvídense.  
Hoy día la corrupción en el Congo continúa. Dicen que el presidente es el hombre más rico de África después de un par de sudafricanos.  Sassou Ngessou continúa en el poder con el mismo partido, al igual que sus amigos en Angola. Pero como la Unión Soviética desapareció y la China comunista es capitalista y le va muy bien, el comunismo que practican es fascista.
A los comunistas congoleses les ha pasado lo mismo que a los otros comunistas. Tomaron el poder y lo han conservado por décadas. Son los ricos, los poderosos, viven bien, y el Marxismo no les importa mucho. Solo lo utilizan para convencer a los bobos que ellos ayudan  al pueblo, cuando en realidad son unos degenerados.  Son ladrones  interesados en el poder porque los deja robar. Y eso es todo.

1 comentario:

  1. Cualquier parecido con nuestra realidad ...es pura coincidencia.

    ResponderEliminar